lunes, 29 de diciembre de 2014

Reseña: The Distance Between us - Kasie West


Caymen Meyers, de diecisiete años, estudia a los ricos como su propio experimento científico personal, y después de años de observación, está bastante segura que solo son buenos en una cosa: gastar dinero en cosas inútiles, como las muñecas de porcelana de la tienda de su madre.

Así que cuando Xander Spencer entra en la tienda a recoger una muñeca para su abuela, solo hace falta una mirada de Caymen para averiguar que es exageradamente rico. A pesar de sus maneras encantadoras y que él es una de las primeras personas que la consigue, ella es lo suficientemente inteligente como para saber que su interés no va a durar. Porque si ha aprendido de las advertencias de su madre, es que los ricos tienen poca capacidad de atención. Pero Xander sigue apareciendo, a pesar de sus mejores esfuerzos para asustarlo. Y muy a su pesar, ella está empezando a disfrutar de su compañía.

Ella sabe que su madre no puede descubrirlo, no lo aprobaría. Ella preferiría que Caymen pasara tiempo con un rockero local que no ha sido criado por dinero. Pero justo cuando la atención y lealtad de Xander están a punto de convencer a Caymen que ser rico no tiene efecto en el carácter, se entera de que el dinero es una gran parte de la que su relación se basa que nunca antes se había dado cuenta. Y que Xander no es el único por el que debería haber estado preocupada.


Reseña

En el pueblo de Caymen, la línea divisoria entre los ricos y los pobres es bastante evidente.  Ella vive con su madre soltera arriba de la tienda de muñecas de porcelana que su mamá vende. Apenas sobreviven el día a día con las ganancias de la tienda. Y la madre de Caymen le ha dicho desde pequeña que los ricos son lo peor, que sólo utilizan a las chicas pobres bla bla.

Caymen sólo sabe que su papá es rico y que cuando su mamá se embarazó, la abandonó y sus abuelos le pagaron a su mamá por su silencio, así que obviamente Caymen ha crecido con demasiados prejucios y luego entra a la historia Xander.

Él es un chico que grita "dinero" con tan sólo verlo y va a recoger una muñeca de porcelana. Se interesa en Caymen que a pesar de tratar de alejarlo con su sarcasmo sólo consigue que él se interese más en ella.



Poco a poco se irán conociendo y Caymen tendrá que admitir que tal vez no todos los ricos son como ella piensa.
En general la historia fue entretenida. El romance entre Caymen y Xander fue a fuego lento (lo que agradezco, ya casi no se ve eso en las novelas juveniles) y fue creíble.

Aunque hay un seudo triángulo amoroso con otro chico, Mason, que es pobre y tiene una banda.
Ese triángulo amoroso no le vi mucho chiste además de que todos son etiquetados por Caymen como "pobre" "rico". Sin embargo fue una protagonista creíble y divertida, me gustó su sarcasmo y en cuanto a Xander....creo que está algo estereotipado pero es agradable aunque no me enamoró.

Esta es una historia no demasiado profunda y para pasar un buen rato nada más, lo que le restó puntos fue el final. Fue como : ¿Creaste a ese personaje así sólo para que al final todo se le resolviera mágicamente? Definitivamente le quito el realismo entero a la novela y me hizo cuestionarme el tan nombrado amor de Xander por Caymen, o al menos las razones de Xander.


No hay comentarios:

Publicar un comentario