lunes, 8 de mayo de 2017

Reseña: El mar de la tranquilidad - Katja Millay



Sinopsis:


La antigua prodigio del piano Nastya Kashnikov solo quiere dos cosas: terminar el instituto sin que nadie conozca su pasado y conseguir que el chico que se lo arrebató todo -su identidad, su espíritu, sus ganas de vivir- pague por lo que hizo. La historia de Josh Bennett no es ningún secreto. Cada persona que ha amado ha sido arrancada de su vida, y a los diecisiete años no le queda nadie. Ahora lo único que quiere es estar solo. Y parece que la gente comprende que no necesita compañía. Todos excepto Nastya, la misteriosa chica nueva del instituto, que poco a poco irá acercándose a él. Pero cuanto más llega a conocerla, mayor es el enigma. A medida que su relación se intensifica, las preguntas sin respuesta salen a la luz y él comienza a preguntarse si alguna vez sabrá quién es Nastya en realidad, o incluso si quiere descubrirlo.



Reseña

La vida de Nastya se arruinó hace unos años cuando un chico la atacó y entre otras cosas acabó con su carrera como pianista. Con el odio y el dolor como sus compañeros, Nastya se muda de lejos de su familia para iniciar una vida donde nadie la conozca. Con su actitud desafiante y su vestimenta atrevida como arma, sabe que si logra ser tachada de rara nadie le hablará ni la cuestionará.

Desafortunadamente no puede pasar desapercibida y el primer día conoce a Josh Bennet, un chico del que todos se mantienen alejados y ni siquiera reconocen su existencia. Tras una serie de encuentros
Nastya y Josh empezarán a entablar una relación que ni ellos mismos saben qué es. Lo único que saben es que el otro es la única persona que parece entender que hay culpas y heridas que cargas toda la vida.

Después del accidente Nastya se derrumba y hace todo lo posible por construirse una armadura para no sentir, su venganza es su único motor y la espera pacientemente. Mientras tanto intenta alejar a todos y a todo haciendo incluso un voto de silencio. Pero con Josh es diferente, él no la cuestiona ni la presiona porque a su vez él tiene sus heridas y solo quiere ser dejado en paz también. Por lo que un día cuando Nastya sale a correr (el único hobby que se permite) llega al garage de Josh, quién todas las noches se la pasa haciendo proyectos de carpintería. Ninguno comprende al otro completamente pero hay un entendimiento. Josh llega a ver una parte de Nastya que nunca nadie ha visto y ella se acerca a él como nadie.


En esta historia contada por los dos puntos de vista, la autora logra describir a la perfección el dolor y sentimientos de los personajes. Se entiende el por qué de las acciones de cada uno aunque no por eso es menos frustrante algunas decisiones que hacen. Su relación se cose a fuego lento y aunque en ocasiones pueda parecer demasiado lenta es necesaria para el desarrollo de los personajes lo cual hace la progresión creíble.

Este es un libre acerca de milagros y segundas oportunidades, aunque retrata las dificultades de la vida nos deja claro las consecuencias de los errores, la imperfección y en ningún momento se juzga, solo se observa y cuestiona hasta donde se puede llegar antes de que no haya vuelta atrás.

En resumen, me pareció una novela muy bien escrita sobre todo en términos de personajes. Ambos son bastante creíbles y la progresión es la ideal para la historia que se cuenta. Algunas cosas que hacían los personajes me frustraban y en ocasiones me parecía que se victimizaba mucho Nastya por lo que a veces no me agradaba del todo. Es una lectura un poco amarga, agridulce y si quieres reflexionar acerca del dolor y las segundas oportunidades es una buena opción.




No hay comentarios:

Publicar un comentario